Los alemanes nos cobrarán caro la entrega de Puigdemont

Difunde sin miedo
  • Yum

Puigdemont y Alemania

Dice el gobierno alemán que no vetará la entrega de Puigdemont a la justicia española. Así lo proclama el semanario “Der Spiegel”. En principio parece cosa lógica. Ahora bien, a mí me surge alguna que otra pregunta.

La primera de ellas, acerca de por qué el gobierno alemán dice lo que dice. Parece normal que su actuación debe ser esa; por ello no se entiende que den explicaciones sobre lo obvio. La segunda, y no porque uno sea mal pensado, ¿cuál será el precio a pagar por España por esa decisión del gobierno alemán? Está claro que en esta Europa de obscuras maniobras ninguna cosa se hace porque sí.

Desde que comenzó esta pesadilla secesionista el mundo de opinión mira con buenos ojos a los malos. Los malos son los buenos y los buenos somos los malos. Y ya se sabe el peso que tiene la opinión publicada hoy día, donde, ante ella, la reflexión y el raciocinio brillan por su ausencia.

La necedad de este gobierno es absoluta. Su total inacción ante hechos que hace tiempo se veían venir pasará a nuestra historia como ejemplo de irresponsabilidad prevenida. Pero, ¿qué se puede esperar de quien se vendió al enemigo incumpliendo no sólo su programa económico, sino, y lo más importante, también el político?

La necedad de este gobierno es absoluta. Su total inacción ante hechos que hace tiempo se veían venir pasará a nuestra historia como ejemplo de irresponsabilidad prevenida.

Todo este proceso de secesión nos va a costar un riñón a todos los españoles. El precio que España tendrá que pagar, si las cosas salen bien, será astronómico. Y si las cosas salen mal, mucho más, no quiero ni imaginarlo. En ambos casos, no sólo me refiero al aspecto económico.

En esa ruina económico-política nos ha metido toda esta caterva de politicastros. Los unos y los otros. Porque los otros no hubieran existido si los unos hubieran ejercido bien su trabajo. La permisividad de los gobiernos centrales, que sólo han mirado por su bien y no por el de España, nos ha llevado a esta situación límite.

Gracias a ellos España es lo que es. Un país de párvulos que nada pinta en la esfera internacional. Y no echemos la culpa sólo al enemigo exterior, que es cierto que existe, sino a nosotros mismos que actuamos como quintacolumnistas al servicio de intereses foráneos. ¿Verdad, señores del “no a la guerra”?

 

Leo

Leo

Escribo porque me gusta, simplemente eso.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: