Hoy 11 de marzo, ayer 20 de diciembre

20 de diciembre y 11 de marzo

En la historia reciente de España, la que tiene menos de medio siglo, hay dos fechas que con el paso del tiempo se estudiarán mucho más a fondo. Dos fechas que han servido para cambiar el rumbo de nuestro país. El tiempo siempre es el que pone las cosas en su sitio. Y de las cosas que hace tiempo pasaron se van conociendo sus telarañas.

Curiosamente, en las dos fechas aparece un mismo actor, fuera principal o secundario. La primera de ellas es el 20 de diciembre de 1973. Ese día, la banda terrorista ETA reclama para sí el atentado del almirante Luis Carrero Blanco. Con ese asesinato se desposeía de cualquier vestigio de continuidad al régimen franquista.

Con el tiempo se ha sabido que detrás de aquel asesinato estaba la mano obscura de un tal Kissinguer, por aquel entonces Secretario de Estado de EE. UU. España tenía en aquella época un importante valor geoestratégico y tanto Norteamérica como Israel, no tenían nada claro que la continuidad del Régimen siguiera la misma dirección tras la muerte de Franco. No apostaban para nada por su sucesor al que veían poco amigo de Israel. Había pues que dar un golpe y cambiar el rumbo. Y como no, ahí estaba una banda por entonces poco preparada, pero dispuesta a encumbrase. ETA ejecutaría el asesinato con el plácet de Kissinguer y la ayuda logística de la CIA.

La muerte de Carrero Blanco supone un auténtico golpe al franquismo. Incluso me atrevería a decir que anticipa la muerte de Franco, quien recibe la noticia a modo de estoque. A partir de ahí, está claro que la historia de España cambia. Se había dinamitado cualquier posibilidad de continuidad. El régimen quedaba sin heredero y nada volvería a ser igual. Los casi dos años que transcurren hasta el fallecimiento de Franco se convierten en un mero apaño para lo que luego vendrá.

¿Alguien puede creerse que unos moritos de tres al cuarto planean y ejecutan un atentado de ese calibre?

El segundo golpe al Estado se da el 11 de marzo de 2014. Los terroristas podían haber elegido cualquier otra fecha, pero tenía que ser esa. En vísperas de unas elecciones generales, que previsiblemente iba a ganar la derecha, se produce el mayor atentado de los últimos años en Europa. Han pasado 14 años y todavía no está claro quién fue el promotor, incluso me atrevería a decir que falta por conocer a algunos de los autores materiales. ¿Alguien puede creerse que unos moritos de tres al cuarto planean y ejecutan un atentado de ese calibre? Ejecutarlo puede, pero planearlo cuesta creerlo.

A estas alturas hay muchas preguntas que están por resolver, pero lo cierto es que el rumbo de España cambia, mucho y en mucho para mal. Cantidad de cosas que se han llevado a cabo, sólo han sido posibles tras aquello. Otra vez la mano oculta de alguien ordena un golpe de Estado que otros ajenos llevan a cabo. Porque un golpe de Estado no sólo se ejecuta por medio de la fuerza, los hay ‘incruentos’ y efectivos. Y aquello que sucedió forzó sibilinamente un cambio de gobierno que no estaba previsto.

De momento se desconoce quién fue el promotor en la sombra, pero puede que la autoría intelectual no sea muy diferente a la que patrocinó aquel de fecha 20 de diciembre de 1973. No, no me refiero a ETA, que posiblemente también algo podría decir sobre el último, sino al sionismo representado por sus agentes, muchos de ellos americanos.

Aquella década de los ’70 fue el comienzo de la puesta en práctica de un nuevo orden mundial que venía maniobrando desde el final de la II Guerra mundial. Y personalmente, creo que en 2004 elige a España como lugar experimental para la puesta en marcha de muchos cambios sociales que se llevaron a cabo aquí, para luego trasladarlos a otros países. España, junto a Holanda son dos laboratorios de pruebas en Europa, al igual que Canadá lo es en Norteamérica, Brasil en Suramérica e India en el sudeste asiático. El NOM camina por ellos como Pedro por su casa.

 

Leo

Leo

Escribo porque me gusta, simplemente eso.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: