La locura sueca enferma aún más a Europa

bocadillo de bacon
Resulta que en Suecia puedes acabar en los tribunales por comer cerdo. Si, tal como lo lees. Un hombre es acusado de comer tocino cerca de mujeres musulmanes y se enfrenta a los tribunales. Esta es la noticia que publicaba anteayer el digital breitbart.com

El incidente tuvo lugar el pasado fin de semana en la capital sueca. Según la nota, un hombre de nacionalidad sueca, que aún no ha sido identificado por los medios de comunicación, se había acercado a unas mujeres musulmanas que llevaban velo mientras comía un bocadillo de bacón e hizo alarde de ello mostrándolo delante de sus caras.

Sigue la noticia, las mujeres se levantaron de sus asientos y buscaron acomodo en otro lugar, mientras el hombre las seguía bocadillo en mano.
Se le acusa de haber utilizado apelativos despectivos y comentarios racistas, aunque ni la policía ni la Corte Suprema especifican en que han consistido esos calificativos.
Por su parte La fiscalía alega que el hombre utilizó epítetos raciales contra una de las mujeres que bajaba del tren. Y pide para él penas por incitación al odio racial.

Otro caso similar, con tocino por medio, se produjo el pasado año en Gran Bretaña, donde dos hombres polacos fueron encarcelados por lanzar tocino en una mezquita de Londres. También en Bristol el año pasado, la policía fue alertada de otro posible delito después de que varias personas lanzaron sándwiches de tocino en la entrada de una mezquita local. Europa no pasa por sus mejores momentos.

Y Suecia ya ha sucumbido. El antaño abanderado país de la libertad y de la modernidad ha perdido su identidad y va camino la desaparición como estado occidental. Mientras la violación de mujeres “infieles” se convierte en norma -es el país de Europa que registra el mayor número-, se arremete contra el ciudadano que provoca a los musulmanes comiendo tocino. Porque a pesar de que supuestamente el comportamiento del hombre fuera provocativo, los hechos no justifican el tratamiento y celo puesto en su procesamiento, mientras otros delitos cometidos por musulmanes quedan en la impunidad.

Íncipit

Íncipit

En las descripciones bibliográficas, primeras palabras de un escrito o de un impreso antiguo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: